Los fans del metal se comportan como tribus de Papúa Nueva Guinea según un estudio

El estudio encontró vínculos entre ambos grupos humanos aparentemente sin nada en común.

Todo buen fanático del metal lo sabe: los metaleros se comunican entre ellos con códigos en común, saben identificar a un verdadero fanático de corazón y suelen compartir la manera de disfrutar un buen concierto de metal en vivo.

Y es que ahora el calificativo de ‘familia’ que se suele otorgar a los metaleros que siguen a una determinada banda, toma más fuerza y significado que nunca. Porque un estudio afirma que existe una potente similitud entre los fanáticos del metal y las ignotas tribus de Papúa Nueva Guinea.

Un grupo de antropólogos de la University College London se dispuso a investigar este género derivado del rock durante, nada más y nada menos que, 10 años. Tras comenzar con los seguidores de Black Sabbath en Birmingham, se analizó más tarde a los millones de admiradores del metal alrededor de todo el mundo.

Los resultados demostraron que en sus habituales y llamativos mosh pit en frente del escenario, los metaleros siguen reglas de comportamiento, desde los más viejos hasta los más jóvenes, que son un espejo de estas tribus que poseen 40.000 años de historia. Los rituales de intercambios de obsequios y la oscura música catártica es algo que también compartirían estos dos grupos humanos que parecen no tener nada común.

De esta manera, el estudio señala que los metaleros mayores enseñan a los más jóvenes la vestimenta que tienen que llevar, traspasando esta moda de generación en generación, y que los mosh pit no consisten en una pelea, sino en una forma de liberar tensión y generar vínculos con los otros miembros de la tribu.